Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info. Qué ignorita más bonita. Relatos, fotografía y filosofía.: Pureza, de Jonathan Franzen (Crítica)

26 de enero de 2016

Pureza, de Jonathan Franzen (Crítica)


No es tan fácil escribir sobre un libro que, en líneas generales, he considerado bueno y me gustó, pese a que no fuera de esos que remueven las entrañas o te mantienen pegada al texto. Llevo días (incluso más de una semana) demorando esta reseña. Pudiera parecer que sí es sencillo, que ese mismo agrado nos motiva a explayarnos sobre él, pero a veces es difícil cuando destaca por lo equilibrado (pero no insípido, pues no lo es); o porque es difícil sacar una historia principal. En este caso, y en general, casi todo se logró: personajes, tramas,  lenguaje. Quizá cueste porque no hay nada que chirríe o destaque sobremanera. Hay buena escritura,  bella en muchos párrafos  (en otros decae más, en las partes en la que se lanza a contar hechos con excesiva rapidez: más que narrar  enumera); hay historias creíbles y algunos personajes bien definidos. No es mi libro del año, pero no es malo.  La crítica española no le ha sido tan favorable como en otras obras anteriores, pero puede ser por las expectativas elevadas que genera este autor. Aunque dudo de si realmente se lo leyeron por las generalidades que se nombran y la confusión (en un medio supuestamente prestigioso como es El País) del nombre de un protagonista relevante: no es John Aberand sino Tom Aberant.

Es verdad que siento predilección por la literatura norteamericana,  por este escritor en especial, y quizá esto haga que la alerta para detectar fallos decaiga, o los perdone. 

Jonathan Franzen tiene cinco  novelas  en su haber (Ciudad veintisiete, Movimiento fuerte, Las correcciones, Libertad y la presente, Pureza, cuya traducción corrió a cargo de Enrique de Hériz, para la editorial Salamandra, 2015). La primera que leí fue Las correcciones, finalista del Premio Pulitzer en 2002, la cual había obtenido el año anterior el National Book Award. Como quedé encantada, busqué Movimiento fuerte; no me gustó tanto pero no caí en una desilusión tan irremediable que me llevara a prescindir del autor para siempre. Cuando la editorial Salamandra publicó la traducción de Libertad en el 2011, la compré de inmediato y, excepto las descripciones sobre los pájaros (a mí poco me aportaban), volví a recuperar íntegro el agrado de la primera vez  que lo leí. 

Yo quisiera ser, por lo menos en el terreno literario, como Franzen. Con unos cuantos años más de vida (1959) pero con tan buenas obras reconocidas en su haber. Aunque no comparta su fama sí, espero, por lo menos, participar de su misma concepción de la literatura: novelas de calidad que lleguen al gran público. Esto es lo que él hace. Una vez confesó en una entrevista que buscaba escribir libros que pudieran leer sus padres, quienes, aun siendo de formación modesta, le transmitieron el valor de la educación como instrumento para ascender socialmente. 

En el otoño de 2015 se publicó Pureza y la adquirí en e-book.  Es una gran obra, si por tal entiendo no solo sus dimensiones (en papel tiene 704 páginas y en formato electrónico, el que yo leí, 549), sino  las historias narradas; aunque, más que una sola novela, pueden haber varias en ella: cuenta las historias de cinco personajes y les otorga una similar importancia (quizá a dos de ellos más: Purity Tyler y a Andreas Wolf). Todas terminan por entrecruzarse e influirse mutuamente. 

Realizar una sinopsis, pues, implica describir a sus protagonistas y narrar parte de lo que les ocurre.  Espero pararme a tiempo para no fastidiar a los potenciales lectores. 

El primer personaje es Pip Tyler, una joven agobiada por las deudas que contrajo al pagarse la carrera. Debe, por este motivo, mantener una conversación con su peculiar y obsesiva madre para que le comunique, ya de una vez por todas, quién es su padre y la ayude en el abono de esa deuda. La joven vive en una casa compartida con otras personas y en ella acogen durante unos días a una alemana, Annagret, para quien Pip resultaría muy útil en el Sunlight Projet (una organización ubicada en Bolivia y que se dedica al espionaje de individuos relevantes y corporaciones), dirigida por Andreas Wolf, personaje que nos recuerda al de Wikileaks, Julian Assange. 

El segundo, muy importante, es el que acabo de mencionar, Andreas Woolf, alemán, cuya juventud se desarrolló durante los últimos años del régimen comunista en la República Democrática Alemana. En ese entonces vivía en el sótano de una rectoría, y desde allí ayudaba o consolaba  a personas en apuros, sobre todo a jóvenes. Nos relata su afición por las mujeres, su relación con sus padres, especialmente con su madre, el enamoramiento hacia una chica, Annagret, y el modo en el que resolvió  las graves dificultades por la que ésta atravesaba. Este personaje es complejo, al igual que otro posterior, Anabel. Quizá el relato de ambas complejidades fue lo más endeble del libro. Andreas es como una especie de superhombre de pocos escrúpulos, pero endiosado como buen hombre a través de sus actividades por Internet, y a quien no le importa utilizar o traicionar a las personas; malvado a veces, atormentado y contradictorio otras, pero siempre, me pareció, en busca de su redención. Bueno, algo confusa también vi, desde mi psicología más simplista (o simplificada), algunas partes de la relación que mantiene  con Pip Tyler.   

Leila Helou es un periodista, trabajadora del Denver Independent. En el momento en que comenzamos a seguirla está investigando sobre los riesgos en la fabricación y almacenaje del armamento nuclear. En el capítulo dedicado a ella, se cuentan sus amores con un profesor de universidad, Charles Blenheim, su posterior matrimonio y  la relación presente que simultánea con Tom Aberant. Descubrirá en la vida de éste algo  inquietante.

Un gran capítulo también le dedica el autor este último personaje. Está escrito en primera persona,  a diferencia de los demás,  y narra sus amores y matrimonio, ascenso y descenso de su relación, con Anabel McCasquil, una niña rica que desdeña la fortuna familiar por haber sido obtenida a través de medios dudosos.

Como consecuencia de este capítulo eché de menos, posteriormente, una parte dedicada a Anabel, para situarla más dentro de los límites de lo real, y narrado por ella,  pues la personalidad que le otorgó el autor a veces daba visos de irrealidad, al igual que la de Andreas Wolf.  

Los temas tratados son diversos: el declive del comunismo en Alemania, las actuaciones de las personas participantes en ese régimen, el espionaje informático (más bien como escenario en algunas partes de la obra); las figuras mediáticas que han surgido debido a Internet; pero sobre todo, las relaciones personales y todos los sentimientos que se  ven implicadas en ella (rencor, odio, amor, celos, deseos de salvación, mentira, …). Incluso explora la personalidad del asesino.  Hay una trama de esta época en la que las mujeres tienen un peso importante;  se alude al feminismo con frecuencia, pues.  Resumiendo, diría que el mensaje, si se busca uno solo, quizá se me escape. Veo una novela de relaciones, emociones, actos intrincados, y no una sola idea que la sintetice.  
  
Para finalizar selecciono este buen párrafo descriptivo que muestra la escritura del autor: “La niebla se derramaba desde la altura de San Francisco como el líquido que casi llegaba a ser. En los mejores días se diseminaba por la bahía y conquistaba Oakland, de calle en calle, la veías llegar, era un cambio que podía contemplarse, una estación en marcha.  Donde se topaba con las secuoyas, caían los aguaceros más locales. Donde encontraba espacios abiertos, avanzaba, pálida e ingrávida, como si fuera a la vez una eternidad y el fin de todas las cosas. Era una tristeza pasajera, más bella aún por ser triste,   más valiosa por ser pasajera. Era una canción lenta en  tono  menor, desalojada más adelante por el rock and roll del sol”. 

¿Recomiendo su lectura? Por supuesto, la novela no es perfecta, pero no se cae de las manos ni llega a aburrir.

14 comentarios:

  1. Muy detallada la reseña por lo que te invita a leer el libro. Ahora l mismo lo descargo. Muchas gracias por tus recomendaciones! !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi preciosa, por nunca faltarme un comentario tuyo. La descarga no es cara, 14 euros aproximadamente, y con lo largo que es se amortiza. Un abrazo

      Eliminar
  2. Ana Linares Luis27/1/16 10:22

    Me leí la reseña,me gustó y me interesó el comentario sobre el libro.No he leído nada de este autor. Dices que no es el que más te ha gustado,pero tecomiendas su lectura, y toda su obra.Lo tendré en cuenta.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, su obra es muy recomendable y para comenzar a leerlo lo mejor es Las correcciones. Probablemente el presente libro no esté a su altura, pero su autor no es malo: por tanto, siempre conserva un nivel aceptable de calidad. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Púes no, no has fastidiado a los potenciales lectores, todo lo contrario: tu reseña embelesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, muchas gracias. Por tres cosas: por dejarme un comentario; por lo de que no se han fastidiado los lectores y, lo mejor, lo de que la reseña embelesa; nunca pensé ese efecto para una crítica literaria. Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  4. Te diré Ángeles, que no soy nada lectora, pero como te sigo y me encantas, estás haciendo que vaya poquito a poco, a que cada día me interese mas por los libros. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari, por comentar y por decirme que estoy consiguiendo que cada día te interesen más los libros. Para una profesora es todo un halago. Un gran beso.

      Eliminar
  5. Ángeles, debo decirte que esta es la reseña tuya que me ha parecido más equilibrada -por parafrasearte-, más delicada y más bonita, en definitiva. Fíjate que me has despertado un interés especial por este autor. Por favor, sigue escribiendo reseñas. Creo que se te da muy bien, pues haces el esfuerzo nada fácil de intentar ser objetiva y alejarte de tus propios prejuicios. Muchas gracias por tus regalos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, siempre es bien recibido un reconocimiento; pero, mira qué curioso, que la entrega con la que a veces una hace algo no se corresponda con el recibimiento que tiene. Lo digo, porque la reseña que me ha parecido más especial fue la que escribí sobre la premio nobel Svletana Aleixievich. En cambio, esta la hice con cierta renuencia. Pero se ve que cada escrito camina de modo independiente y tiene acogida propia. Son como los hijos, con vida y simpatía personal. Un beso, amiga.

      Eliminar
  6. No me llama mucho este libro,pero buscar una reseña me ha permitodo encontrarme con tu blog.Desde ahora te sigo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, entré en el tuyo y vi que habías leído a Lionel Shriver. Tengo una reseña hecha de una novela de ella por aquí. Me gustó mucho. Muchas gracias por acercarte a mi blog y por decirme que me vas a seguir. Encantada. Yo también me pasaré por el tuyo. Besos.

      Eliminar
  7. Ángeles, yo también soy una enamorada de la literatura norteamericana. Al igual que tú, de Jonathan Franzen empecé por "Las correcciones" (creo que fue cuando se le conoció en España) y me gustó mucho. Luego leí Libertad y me encantó (y al contrario que a ti, todo lo relacionado con los pájaros me gustó porque soy bióloga y en mi juventud hice mis pinitos con la ornitología). He leído con interés esta reseña pues también tengo el libro en ebook y es uno de mis inmediatos.
    Lioner Shriver también me gusta mucho. Creo que que he leído todos sus libros. Veo que tenemos muchas cosas en común, salvo la pintura. Yo no sabría dibujar un huevo. No tienes apartado de seguidores, pero te añado a mi lista de blogs favoritos y te seguiré. Encantada de haberte encontrado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que si compartimos intereses o gustos comunes. La pintura yo tampoco la comparto, jaja, ni siquiera conmigo misma. Es verdad que en algunas entradas he puesto algún dibujo mío (por ejemplo en la reseña de Shriver) o de mi hijo, pero la mayoría son fotos propias modificadas. Hasta tengo un blog para ello. Es verdad que no tenía apartado de seguidores, no sé cómo pude despistarme de eso. Ya lo arreglé. Yo también te voy a buscar y añadirme como seguidora, pues tus reseñas (de libros y de películas vi) me gustaron y son muy interesantes. Un beso.

      Eliminar