Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info. Qué ignorita más bonita. Relatos, fotografía y filosofía.: Repitiendo Francia (fotos de viaje)

31 de agosto de 2017

Repitiendo Francia (fotos de viaje)



Esto de viajar es muy curioso. En realidad, no creo que se sea más feliz, ni que una se lo pase de un modo más maravilloso que cuando estaba echada en el sofá sin hacer nada.
A veces, de viaje, estás cansada, irritable y tu hijo o marido no son las personas que mejor te caen del mundo en ese momento. Se equivocan de ruta, están tan impacientes como tú o se quejan sin motivos; si pudieras, los ahogarías en el lago que estás fotografiando (con un filtro ND para que te salga el agua sedosa e idílica). Incluso con tu familia pasas demasiadas horas al día. ¡Y no digamos contigo misma! Son horas detenidas, en las que solo miras, paseas, comes y fotografías. Si hubiera alguna posibilidad de meterte en una lavadora, hacerte un centrifugado y salir como nueva, lo harías.

El circo de Mourèze


La felicidad que da un viaje es retrospectiva. Es una felicidad para los recuerdos. Además, llenar la memoria de contenido da la sensación de que el tiempo se ha estirado y vives más.
Ni siquiera el viaje sirve ya para contarlo porque poco a poco, a medida que envejeces, hasta las ganas de presumir se vuelven desganadas.



Los viajes, en ocasiones, son nocivos para la salud y el ánimo. En algunas zonas del cuerpo te sale una urticaria que en tu vida habías padecido; se te rompe el GPS a mitad de la ruta; tu hijo adolescente, sin malditas ganas de viajar, se esfuerza en recordarte a cada instante su descontento; tu móvil se te cae a una poza o lo dejas olvidado en un restaurante; un filtro de fotografía va a parar al fondo de un lago; la tensión te domina por cómo será la cama, la almohada, la vivienda que te encontrarás, por la conducción en ciudades desconocidas, por la comunicación en un idioma del que no tienes ni la mínima idea; recorres cientos de kilómetros para enterarte de que los accesos a uno de los lagos más grandes del lugar son de pago; participas de una trifulca en un restaurante porque tu comida la dejan reposando cuarenta  minutos en la barra (al aliento de todo el que pasa) mientras que la de tus acompañantes es traída al instante...

Pont  du Gard

Me ratifico en que la naturaleza francesa es fabulosa; no obstante, los servicios en bares y hostelería necesitan mejorarse. De hecho, fue un alivio cuando traspasamos la frontera al regreso y comimos en un restaurante de Gerona un guiso de cordero, con vino, entremeses, postres, cafés, y al mismo precio que una mala pizza en un pueblo de Francia.



–Ah, ¿estuviste de viaje?, ¿y qué tal te lo pasaste?
–Muy bien, de fábula. Viajar es maravilloso, ¿quieres ver mis fotos? El tópico dice que una imagen vale más que mil palabras. Míralas.
–Venga, enséñamelas.
–Te advierto que no sé exactamente de dónde son. Nuestro viaje fue de naturaleza y subimos desde Montpellier hasta Lyon. Lo digo para te sitúes. Un consejo: pincha encima de cada imagen para agrandarla, si las ves desde el móvil.
–Ok.


La foto anterior, y las siguientes, son del entorno de Pont du Gard.


La niña tiene la carita desenfocada adrede.













Annecy



El Parque de la Tête d'Or




Pont-en -Royans

Pont-en -Royans
Grenoble de noche
Grenoble



ç



 Fotos en diferentes lagos. Barcas, barcas, barcas, ...










Si no te has agotado y deseas leer un viaje mucho más azaroso que este (y con humor, después de todo), no te pierdas esta entrada:

https://angelesimpios.blogspot.com.es/2015/09/historia-de-una-caida-o-de-como-se.html

Repitiendo Francia (fotos de viaje) -
(c) -
AngelesImpíos

31 comentarios:

  1. Qué bonito el Pont du Gard, ¿la foto está tomada al atardecer? El texto es divertido. Todo ese cúmulo de dificultades (excepto deshacerse del móvil: más que desastre es un alivio) se evapora al contemplar paisajes así, pienso como los románticos del diecinueve, que la naturaleza eleva el espíritu. En fin, ya toca volver a la rutina, que tampoco está tan mal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la foto está tomada al atardecer, nos quedamos allí hasta que oscureció. Viajar tiene sus inconvenientes, luego, en las fotos no se nota.
      Saludos, Gerardo.

      Eliminar
  2. Mi idea de un viaje no es ir a la carrera de un lugar a otro, a mi me gusta quedarme dos tres dias y si el lugar es bonito, la gente bonita y el clima agradable quedarme mas tiempo, recorrer a pie, comer sus comidas, charlar con la gente y no llevar hijos. Y a veces es mejor ir solo (nadie lleva leña al monte)

    Bonitas las fotos

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo. Tampoco voy de carrera de un lugar a otro. Me gusta viajar despacio. A mí me gusta viajar con mi familia, pero tenemos, como todos, días y días.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  3. ¡Preciosas fotos, Ángeles! Creo que coincidimos mucho en el concepto de viaje. Me parece magistral esa frase de que la felicidad del viaje es restrospectiva. El recuerdo suele tender a lucir los momentos y a idealizar el momento en el que se captó la foto. Pero para inmortalizar ese paisaje seguramente se habrá pasado calor, nos habrá picado más de un mosquito, y quien sabe qué incomodidad más para la que nuestra vida sedentaria no nos prepara el ánimo. Siempre digo, aunque luego me miran raro (y tal vez con razón) que mi estado de felicidad tiene su núcleo en el sofá de mi casa y que cuanto más me alejo de ese centro del universo, siento que va menguando. Un abrazo, estupendas fotos y texto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que el recuerdo idealiza las vivencias pasadas. Estoy de acuerdo en lo que mencionas: calor, mosquitos, etc. Luego se obtienen fotos y, entre ellas, quizá alguna no esté muy mal.
      Muchas gracias. Un abrazo, David.

      Eliminar
  4. Hola Angeles, me has recordado el viaje a París. Lo hicimos con una pareja, él era insoportable. Aguantamos. Yo me volque en hacer fotos, mi terapia. Desde entonces no hemos compartido viaje. Gracias por las fotos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emerencia, en este caso nadie era insorportable, menos mal, son mis personas preferidas y las tengo bien testeadas (simpáticos, cariñosos, con resistencia); sin embargo, incluso la convivencia con el ser humano más afable, en diversas situaciones, y tan intensa como la que se produce en un viaje durante 17 días,lleva a veces a no ofrecer el mejor semblante. Es verdad que yo soy una exagerada a efectos de relatos por el afán de desmitificar las boberías que abundan e intento meterle el diente a muchos comportamientos humanos.
      Un abrazo, y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  5. Ana linares luis2/9/17 9:42

    Hola,preciosas fotos no esperaba menos de ti,son espectaculares,me encantan todas,pero siento predilección por los barquitos,y hay una en especial, la del árbol solitario con una barcaza al lado que me fascina.Y como no acompañado por ese relato de la experiencia o vivencia del viaje con esa sutil ironía. Comparto contigo que quizás el disfrute viene con el recuerdo de lo pasado.Buen trabajo y es un disfrute ver tus fotos y leer tu
    relato.Un besazo.😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa que nombras, la del árbol con el barco, a mí también me gustó bastante. Me alegro de que te gusten. Un beso, preciosa.

      Eliminar
  6. A pesar de todos los inconvenientes que aduces a ti viajar te sienta fenomenal porque las fotos que nos ofreces son espectaculares. ¿Realmente los sitios en los que estuviste eran tan bonitos o fuiste tú con tu cámara que sabes mostrarnos el lado más bello?
    Me gustan todas las fotos pero la del árbol y la barca... es un cuadro maravilloso y la de la casita azul en el lago también.
    Eres toda una artista, gracias por compartir tu arte con nosotros.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kirke¡¡¡ Francia es bonita, pero la cámara intenta sacar la mejor visión del lugar. Los inconvenientes forman parte del acto de viajar, esta vez ni siquiera han sido tan graves como otras: https://angelesimpios.blogspot.com.es/2015/09/historia-de-una-caida-o-de-como-se.html
      Me alegro de irme superando (tus palabras así lo indican). Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Hola Ángeles! Me identifico mucho con tu reflexión acerca de que la felicidad que dan los viajes es muchas veces retrospectiva. Me pasa eso constantemente, no solo con los viajes, sino con los acontecimientos pasados en general. En mi caso, tiendo a construir recuerdos que desvirtúan para bien las vivencias de las que surgen. Tu entrada me ha encantado, porque describes a la perfección todas esas idiosincrasias que pueden surgir en un viaje con la familia, y luego, publicas unas fotos impresionantes, que sugieren que has estado en el paraíso. Todo un contraste, jajaja. ¡Qué gusto volver a leerte y a contemplar tu arte! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es una sensación que suele repetirse con la mayoría de los acontecimientos pasados. La memoria es benévola. Y menos mal, si no seríamos más infelices y llenos de rencor.
      Muchas gracias por tus comentarios tan generosos. Me alegro de que te gusten.
      Un fuerte abrazo, D.P.

      Eliminar
  8. No obstante,... viajar es una de los placeres de la vida.

    ResponderEliminar
  9. Siempre he pensado que viajar no tiene nada de divertido. Puede ser interesante, instructivo y hasta ser doloroso y hacerte sufrir, pero divertido, no.
    Las fotos son preciosas. Desde luego el filtro para dejar el agua sedosa ha funcionado a la perfección.
    Yo estuve en Annecy y en Pont du Gard en 2003, cuando la terrible ola de calor en Europa. Me pareció un sitio precioso. Hace mucho que no viajo por Francia y ya voy teniendo ganas. Además y hablando de adolescentes, fue uno de los pocos viajes en los que mi hijo vino con nosotros pues normalmente se quedaba en León con su padre. Y sí, ya recuerdo alguno de sus malos humores para demostrar que aquello no era nada divertido.
    Muchos buenos recuerdos en esta entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en lo que no es divertido, sobre todo si es un viaje de naturaleza. Verdad es que no busco la diversión (soy enemiga de discotecas y del turismo de sol y playa), por lo que deseo que me aporte otras características. Comparto lo que dices: interesante, instructivo, e incluso puede ser incómodo y a veces doloroso (sobre todo si te caes y te rompes un tobillo).
      Me alegra que te gusten las fotos y me reconforta saber que mi adolescente no es único que existe por ahí en demostrar sus disgustos.
      Francia es preciosa, aunque de sus servicios no sería yo muy entusiasta.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  10. Es un placer leer tus relatos de viajes,Ángeles. A pesar del desahogo( tus cuitas con la familia y demás,jeje ) y a mi parecer, de la elegía de la pereza del viajar qué haces, no te canses de hacerlo( eres muy joven todavía), por favor. Si hace falta, te llevas la almohada y la cama... y lo que haga falta.
    Es de agradecer como siempre, los comentarios de las comidas que hacés en el viaje. Pocos escritores lo hacen. Sobre este tema, hay unas preciosas líneas en el libro" Una habitación propia " de la Woolf.
    Al sur de España, ¿no vas ?
    Sobre las fotos , a pesar que pierdas algún componente de la máquina, te han salido de maravilla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, espero no dejar de viajar. Pese a los inconvenientes que reconozco que tiene llena la vida (ya estoy planificando los próximos), y si no viajo más es por dinero y por calendario de trabajo. Si pudiera llevarme cama lo haría, ya con la almohada a veces me ponen pegas en casa.
      Al sur fui unas navidades a Sevilla, pero me frena ir más el calor del verano, los 40 grados habituales.
      Me alegro de que te hayan gustado las fotos. Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  11. Preciosa muestra de tu viaje!!! Las fotos son maravillosas y el relato explica muy bien esas pequeñas circunstancias que ocurren a veces viajando, pero sienta muy bien perderse de vez en cuando de tu lugar de confort y recorrer lugares como haces tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, vale la pena perderse, pese a los inconvenientes. De hecho, ya tengo varios viajes en mente y en proyecto, como ya sabes. Un abrazo, amiga mía. Me alegra que te guste las fotos.

      Eliminar
  12. Unas imágenes preciosas. Y el colorido, si bien natural, espectacular!

    Sobre el relato que haces, muy gráfico y compartido por muchos, no, yo no, ya no viajo así, esclarecedor..., del viaje en sí y de Ángales jajjajajaja... (no he podido evitarlo al imaginarte protagonistas de tantas incidencias)

    Bienvenida al sofá!

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Ángeles...

    Un fallo de Google Chrome me obliga a usar Firefox que no tiene corrector en los comentarios. ¡Una vaina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustaría que blogger permitiera la corrección después de publicado el comentario, aunque sea la media hora siguiente. Me pego unas pifias tremendas.
      Que bueno que no viajes así. ¿Cómo lo haces?
      Muchas gracias por comentarme, Ernesto. Me alegro de que te gusten las fotos. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Preciosas fotografías Ángeles, me han encantado. Disculpa el retraso pero he estado desconectada del blog.
    Viajar como todo tiene sus ventajas e inconvenientes y al volver es cuando se aprecia hasta más, cierto pero son experiencias vividas que se llevan muy dentro.

    Me ha dado por pensar que eso pasa con frecuencia en este mundo acelerado que vivimos, donde casi estando ya se piensa en la siguiente etapa y nos perdemos el momento presente. Me dijeron hace un tiempo una frase que me hizo pensar en Europa tienen los relojes, en África nosotros tenemos el tiempo ojalá sepamos valorar más el tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo no viajo acelerada. Solemos estar tiempo en un sitio y verlo con calma, lo único que ocurre que en 17 días, desde la mañana a la noche, con las mismas personas, se producen situaciones curiosas si además se le añade un entorno desconocido que supone un reto. Muchas gracias por tu comentario, Conxita. Un abrazo.

      Eliminar
  15. hola ángeles y bienvenida! que hermosas fotos, maravillosas, parecen pinturas! imagino lo extasiada que estarías en esos paisajes, gracias por mostrarlos tan generosamente, nosotras felices de compartirte! abrazosbuhos, belleza de país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Buhos, encantada de que les gusten las fotos. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Qué fotos más bonitas haces! A cual mejor! Yo he estado un par de veces por el sur de Francia, y me ha gustado mucho. Un besito 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Bienvenida. Un beso.

      Eliminar