22 de enero de 2018

El aloe vera (macrofotografía)





En una de las jardineras que flanquean la puerta de mi casa tengo desde hace más de veinte años unas plantas de aloe vera. Me gustan: son resistentes e independientes de mis cuidados. Ahí están ellas sin mostrar ningún tipo de desaliento si permanezco mucho tiempo  sin regarlas.  Creo que son las plantas más adecuadas a mi perfil. 



Además me regalan, cada vez que me fijo bien (o de otra manera), unos aspectos tan distintos como estos que muestro aquí.






Me han comentado que detalle algunos aspectos técnicos de cómo las he realizado. No lo hice antes porque pensé que no interesaba. Pero recojo la sugerencia. Y allá voy.


Uso una nikon d7200. Por cierto, yo soy una tarada, completa ya o en vías. El año pasado me compré una cámara de formato completo, full frame, una nikon d750 (con más rango dinámico, menor nivel  de ruido a ISO más alto, mayor calidad de imagen y lo más importante: no me recorta la imagen como lo hacen mis objetivos de sigma como ocurre con la que tengo, la d7200), pero la cambié a la semana porque no me consideraba ¡¡¡digna!!! de ella. En fin, ...


El objetivo que usé fue un sigma 105 mm. Es una focal para macro, fabulosa para conseguir preciosos desenfoques. El diafragma, en la mayoría, sobre el  f3,5; la velocidad sobre 1/100 o 1/125; la ISO, 100; la medición, puntual; el balance de blancos, manual (me gusta jugar con los colorines) al igual que el enfoque (en macro y larga exposición prefiero enfocar yo: me estoy volviendo una fanática de la nitidez). Suelo disparar los macros con trípode pero en este caso lo usé poco: me restaba movilidad.



Estas fotos son el resultado de varios días y tras la lluvia. Mi casa está pintada del azul y tiene un pequeño porche con dos jardineras; la casa de al lado, en cambio, es amarilla. Para conseguir los colores azules del fondo giraba la cámara en dirección a la fachada de mi  vivienda o me agachaba para usar el color del cielo. Por el contrario,  los tonos amarillos los obtenía si usaba como fondo las paredes de la vecina. Otros colores provenían de la calle.
Las gotas  de la lluvia se quedaban recogidas en las oquedades de la planta listas para que las fotografiara.




Y nada, acercarme a 30 cm, o un poco más lejos, y cambiar de postura continuamente para captar la sinuosidad de la planta. Disparo en raw (en crudo). Luego, procesado básico en Lightroom. Normalmente lo hago en bloque; es decir, revelo una foto y copio los ajustes en todas las demás. A continuación, las reviso para eliminar las repes y las desenfocadas (aumento a 100 o 200%); reajusto blancos, negros, luces, etc. Si hay manchas o algún detalle que me molesta la acabo en Photoshop. Bueno, no quiero que la parte del procesado me lleve más tiempo del necesario. Y eso es todo.











































Hasta aquí hemos llegado. Espero que alguna foto haya sido de tu agrado (creo que me excedí con la cantidad, pero no supe cuál eliminar, cada una me parece distinta).

Ojalá la próxima entrada sea mejor (siempre que se pueda, para adelante).

Au revoir



💬😉Si deseas comentarme, puedes hacerlo en la página de comentarios que destiné para ello (pincha en la pestaña superior o en este enlace). Solo dime a qué entrada te refieres. ¡Muchas gracias!